Cuando la abundancia trae malestar | Observatorio
Pages Menu
TwitterFacebookGoogle+LinkedIn
Menú

Artículo

Agregado por el 18 18UTC junio 18UTC 2015 en Destacados, Informes Especiales, Publicaciones | 0 comments

De cuando la abundancia trae malestar

De cuando la abundancia trae malestar

.

Informe Especial

Agrícola y Molienda | Santa Fe, Argentina y el Mundo

.

por Germán Tessmer

.

En el último año, en el mundo, se han registrado cosechas record en los tres cultivos de los que se ocupa este informe: soja, trigo y maíz; y que ha sido principalmente impulsada por las excelentes condiciones climáticas. En paralelo, la demanda -directa o indirecta- de estos, ya sea para consumo humano o para otras actividades productivas, como son la ganadería o la obtención de biocombustibles; no están alcanzado para absorber el abundante flujo de producción registrado.

La combinación de estos dos fenómenos, han configurado un escenario donde se cumple una de las paradojas más famosos de la economía: la paradoja de la abundante cosecha. Los excedentes de esta campaña, que se incorporan a los stocks ya existentes –y abundantes- de producciones anteriores, han impactado en una caída de los precios internacionales de cada cultivo, comprometiendo la rentabilidad del sector en vistas a una campaña futura.

Al final de este artículo se encuentra el botón de descarga que le permitirá tener acceso a nuestro informe completo dedicado al sector agroindustrial de la provincia de Santa Fe

Asimismo, existen otros factores que traccionan en el mismo sentido y, por ende, refuerzan la caída de los precios percibidos por los productores locales. La política monetaria ejercida por los bancos centrales de las principales economías del mundo, ha determinado que el dólar salga fortalecido con respecto a las otras monedas. En efecto, el dólar index registra uno de los valores más altos de los últimos años (hacia abril del corriente año, el índice exhibe un valor de 98,7).

A dicho contexto debe sumarse el programa de recompra de deuda que ha lanzado la Unión Europea, y que ha comenzado en marzo del presente año, no sin tensiones dentro de los países de la zona del euro. Por una parte, en Europa todavía se sienten las consecuencias de la crisis del 2008, de manera que algunos de los países mayormente afectados, esperan poder recostarse en las políticas de inyección de dinero que se está ejerciendo desde el BCE para reactivar sus economías. Por otra parte, el argumento de Alemania es que esta política podría terminar siendo un paliativo que termine perjudicando las reformas estructurales que se pretenden llevar a cabo, para que los países del euro ganen en competitividad.

En el caso de la Argentina, el aumento de la producción del trigo, maíz y de soja; se explica únicamente por una mejora en los rindes, dado que el área sembrada se habría mantenido relativamente constante en esta campaña. Además, en nuestro país, debido a la existencia de derechos de exportación (retenciones) y distintas restricciones a la exportación por tipo de producto; en el análisis siempre debe tenerse en cuenta la brecha que se termina estableciendo entre el precio internacional de cada cultivo, el precio de venta en el mercado interno, y el de exportación (cotización FAS teórica).

Las consecuencias combinadas de los factores que afectan a nuestra economía, están derivando en una pérdida de rentabilidad del productor agropecuario. Si bien la devaluación de enero del 2014 brindó cierto alivio, el efecto de la misma ya ha sido licuado debido al aumento de los costos internos. De esta forma, la pérdida de competitividad y los menores rindes han llevado a que -con rendimientos promedio- los márgenes sean negativos para productores de maíz y trigo en campos arrendados. Dado la importante merma en el precio interno, la rentabilidad en el caso de este último cultivo puede llegar a ser negativa incluso en planteos con campo propio.

Las repercusiones de esta situación, también se hacen sentir corriente arriba, con efectos diversos en la cadena de valor de la agroindustria santafecina. Por una parte, la industria molinera se verá beneficiada de la elevada disponibilidad de soja. La misma impulsará la actividad durante 2015, y, dado los stocks acumulados en los últimos años, el año entrante también presentaría un escenario positivo, incluso ante una posible caída de la cosecha.

Lamentablemente, lo mismo no aplica para productores de biodiesel de la provincia, quienes seguirán muy afectados por el derrumbe de los precios internacionales del crudo. En el escenario actual, con precios del petróleo deprimidos, ocurre un efecto de sustitución, donde resulta más económico utilizar gasoil, que establecer algún corte con biodiesel. De esta forma, solamente recurrirán a los biocombustibles aquellos países en los que por norma estos deban representar un porcentaje mínimo de la nafta o el gasoil.

Los invitamos a leer nuestro informe completo “Agrícola y Molienda“, para profundizar en los detalles que atañen a cada cultivo por separado, la forma en que la determinación del precio internacional impacta en nuestras perspectivas de futuro, y en las ramificaciones que tienen para la agroindustria de la provincia de Santa Fe.

.

Descargar Informe

.